+ 0
+ 0
+ 0
“Temprano nos levantábamos para traer agua. En garrafas, tarros, para poder hacer de todo. Para ir a lavar yo tenía que bajar al río, pero esa vertiente hoy está seca. Y ahora el agua que nos llega es sucia”.

Sra. Eterlina del Carmen, Alto Biobío.

“Desde hace 10 años, como la población creció, no tenemos acceso a agua, lo que nos llevó a no tener sanitario ni agua dentro de la casa. Se nos complican labores diarias que podrían ser habituales. Para nosotros es más caótico. Viene la municipalidad en un camión aljibe, una vez por semana, y nos abastece con agua. Si ese día, por algún motivo no estamos, nos quedamos sin agua”.

Sra. Francisca, Peñaflor.

“Siempre hay poca agua y además sale turbia, todo el tiempo. A veces da como pena lavarse. La falta de agua es algo muy complicado”.

Sra. Victoria Pino, La Estrella.

“Si nosotros tuviéramos agua podríamos tener un invernadero, criar algunos animales, tener un huerto en la casa y podríamos subsistir o salir adelante”.

Sr. Adrián Leyton, Majada Blanca, Coquimbo.

previous arrow
next arrow
Slider